martes, 9 de junio de 2009

Rosa de dos aromas

Por Luisa Ballentine

Dos mujeres reunidas en la sala de espera de una cárcel. Ésta es la escena que da inicio a Rosa de dos aromas, montaje de la compañía Teatro en marcha que, bajo la dirección de Ulises Salinas, recrea la historia de unas extrañas que comienzan a relacionarse cuando descubren que visitan al mismo hombre.

Una de ellas es la esposa. La otra la amante. Ambas tienen hijos del ausente que se encuentra recluido por motivos poco decorosos y toman una decisión cuestionable de la que no quedan claros todos sus fundamentos: reunir el dinero para sacarlo de la celda.

A pesar del engaño y de la vida paralela que descubren, Marlén y Gabriela conservan algo que las impulsa a buscar el modo de liberar a su traicionero amor, descubriendo en el camino, entre medio de rifas y pollas para juntar las monedas, que la amistad que comienza a unirlas se torna cada vez más importante.

Rosa de dos amores retrata la realidad del amor mal entendido, la necesidad y la obsesión que a veces los seres humanos exhiben cuando se sienten enamorados. Pone de manifiesto que aunque la cordura y la razón dictaminen que abandonar a ese hombre es lo que se debe hacer, muchas veces el camino escogido es otro. Los justificativos abundan: los niños, el miedo a la soledad, la dependencia económica. Mil y una excusas para no hacer lo que se debe hacer. Ésta es la ruta que transitan Marlén y Gabriela, aunque el final dará a conocer la verdadera intención del destino que ha unido a estas mujeres.

La puesta en escena es limpia y creativa. Se resuelve con paneles que determinan los tres ambientes principales: la oficina de Gabriela, la peluquería de Marlén y el café en que se juntan a discutir la suerte de ellas y del traidor. Las transiciones entre una escena y otra son claras y dan espacio para que ambos personajes se desarrollen de manera completa dejando ver las notables diferencias de sus personalidades, aunque ambas poseen el mismo corazón honesto y herido.

La compañía Teatro en marcha se la juega por un relato sencillo que pone de manifiesto grandes temas como el amor, la traición, la crisis y la amistad. Son los temas de siempre, las búsquedas incansables que no cesan y que siempre nos traen a la memoria momentos de nuestras propias vidas. Por todo ello, el mayor rescate del colectivo es ése: permitir que el espectador se observe en un espejo y descubra sus propios engaños y caminos erróneos... así como la salvación en el último minuto.

¿Cuándo y dónde? Ver ficha en Solo Teatro.

1 comentario:

Anónimo dijo...

estaa bn peroo iio kieroo saber el final xfis..**!